Tengo una duda bastante dulce: ¿Por qué me gusta tanto el chocolate?…

 

Partiendo de la base de que si nos has consultado ésto significa que para ti es un problema el que te guste el chocolate (algo que, sinceramente, nuestro grupo de sabios, doctores y jugadores de Play Station no entienden), trataremos de darte algunas explicaciones lo más científicas posibles.

Si nos atenemos a las sustancias que contiene el chocolate, tal vez se te quiten las ganas de comerlo. Haciendo una somera lista, son éstos: triptófano, feniletilamina, anandamida (compuesto químico que también contiene la marihuana, por cierto), carbohidratos para parar un tren de toros bravos, magnesio y teobromina, entre otras cosas.

La teobromina funciona como diurético, así que, tal vez, si estás lejos de casa y no quieres dar el espectáculo, no te aconsejaríamos tomar mucho chocolate.

La anandamida tal vez sea la causante de que te guste tanto…, aunque no sabemos realmente si el chocolate lo comes o te lo fumas.

El triptófano es un aminoácido que, después de ingerirse, va directamente al cerebro, donde propicia la segregación de serotonina, un neurotransmisor que favorece el sueño y provoca un efecto de tranquilidad, paz y felicidad. O sea, que te deja tonto. No abuses…, por si acaso.

Por otro lado, la feniletilamina, una anfetamina natural, cuando llega al cerebro, produce euforia y bienestar emocional. Si lo unimos a la anandamida tenemos el efecto “colocón”…

Existen más efectos del chocolate sobre nuestro organismo, pero para no alargarnos mucho en la exposición (cosa que, además, gravaría nuestros honorarios) te aconsejaríamos vigilar esa adicción, porque dependiendo de por dónde se desarrolle su evolución, tal vez tendrías que plantearte, o bien echar el currículum en la fábrica de Milka, o bien entrar en un programa de desintoxicación y alejarte lo más posible hasta de las películas de Denzel Washington, por si te da por lamer la pantalla del televisor, lo cual desembocaría en otro tipo de adicción catódica nada recomendable…