Desconexión

Cortando por lo sano

Mira que llevo tiempo sin escribir por aquí y vuelvo a hacerlo para decir que paso. Que ya vale. He decidido desconectarme de las redes sociales. No abandonarlas, porque volveré a ellas…, en algún momento, pero no por ahora.

Entras y solo hay odio, insultos, idiotas creyéndose listos, y listos haciendo el idiota, gente deseándole el mal a otro ser humano simplemente por no opinar igual, otros con la piel tan fina que hasta el roce de una pluma les hiere, imbéciles sin criterio y criterios imbéciles, robots repitiendo las consignas del gurú de turno…

Y sí, podría no leer todo lo que hay, pero soy curioso por naturaleza, y mis defectos, muchas veces, vencen a mis pocas virtudes.

Y sí, podría bloquear a gente a la que me incomoda leer por su agresividad, por su falta de respeto, por su escasa empatía…, pero eso lo hago desde hace mucho, y sigo leyendo demasiado de todo eso.

Así que cortaré por lo sano: nada de redes sociales; tal vez salve Instagram, porque ahí, aún, se respira bien, y porque sigo a poca gente; nada de malos rollos… de momento. Sé que a nadie le va a importar esto, pero quería dejarlo por escrito en mi web, porque es mía y porque aquí digo lo que me da la gana.

Aprovecharé mejor mi tiempo y dejaré de estar cargado con tanta negatividad y odio, que es lo que se respira desde hace tiempo en internet. Y tengo mis propias teorías sobre esto, pero me las guardo, porque sé que producirían más de eso de lo que quiero huir.

No le sale rentable a mi estado de ánimo el ver, cada día, cómo nos hemos cargado la sociedad, cómo nos estamos degradando como personas, cómo, de repente, empezamos a descuartizarnos nosotros mismos… y también tengo mis teorías sobre eso.

Leer, escribir, tocar la guitarra, componer… Mi mente y mi ánimo me agradecerán volver a ello.

Así que aquí y ahora corto la comunicación. Hasta más ver.