¿¡Quién ha puesto aquí este planeta!?

Hace algunos años, cuando estaba de moda la serie flash “Cálico Electrónico” (¿os acordáis?), mi hermano y yo decidimos que podríamos hacer algo parecido. Se nos ocurrió que podría ser divertido describir las aventuras de un grupo de torpes astronautas que se quedaran  atrapados en un planeta desconocido.

Mi hermano creó un personaje sencillo de animar en flash y estuvo haciendo experimentos de animación con él. De ahí surgió este corto de algo más de 1 minuto. El personaje se llamó míster Sith.

[youtube width=”550″ height=”413″]http://youtu.be/Y6giMvnqeYs[/youtube]

Después de míster Sith nos pusimos manos a la obra con los personajes de la serie. Decidimos que fuesen ocho los tripulantes de la nave, y que el octavo pasajero se llamase Alicia En, conocida por todos como Ali… (¿pilláis el guiño a la teniente Ripley? ¿No? Pues no os daré más pistas. Es muy fácil…).

Luego decidimos que hacía falta un transporte espacial. Creo recordar que fue viendo alguna de las partes de La Guerra de las Galaxias y comprobar el parecido que tenían algunas naves con aparatos de andar por casa, cuando decidimos crear la Minipimer II, la nave de nuestra tripulación.

Pero resulta que nos costó seguir con aquello porque vimos que era muy complicado y requería muchísimas horas el tratar de animar las historias con flash.

Antes de dejar que el proyecto durmiera el sueño de los justos, fuimos capaces de tener una idea más o menos clara de todos los tripulantes: el cocinero, el manitas, el capitán, la segunda de abordo, la lectora de mapas espaciales… También teníamos muy claro cómo llegarían al planeta y qué provocaría el accidente, (por supuesto, eso queda guardado hasta que llegue el momento de descubrirlo)…

Hace unos días a mi hermano, la parte artística de todo esto, se le ocurrió que en lugar de hacerlo en flash, podríamos contar historias cortas de nuestros personajes en formato de viñetas, tiras de dos o tres dibujos con las andanzas de nuestra tripulación. Y en eso estamos. Ahora mismo tenemos el diseño de la página que enseñará estas viñetas totalmente terminado (siempre habrá algún detallito que solucionar, pero bueno…). Sólo falta crearlas, poco a poco, y esperar a que a los tres o cuatro flipados que entren de rebote les guste. Si no, nosotros nos habremos divertido.

Por cierto, este personaje de aquí al lado es Azulito (y sí: pestañea). Se llama así porque no le hemos puesto nombre aún. Es otra creación de mi hermano; además, existe una versión en plastilina que guardo en mi cuarto. Quién sabe si no puede llegar a haber “azulitos” en muchos hogares del mundo de aquí a poco… Ya veremos.