2017… y más en forma telegráfica

2017Siempre voy con retraso. Dicen que los que tenemos problemas de puntualidad solemos ser más inteligentes. Yo me lo creo simplemente porque me conviene, no porque realmente esté de acuerdo con esa teoría. Hoy, de hecho, 9 de enero del nuevo año 2017, escribo la primera entrada.

Hace tiempo que no hago propósitos después de comerme las uvas porque he descubierto que ni los cumplo ni los suelo recordar al cabo de unos días, así que prefiero irlos haciendo conforme voy quemando etapas. Y las mías son etapas muy largas…

***

  • TelegrafistaEsta Navidad he descubierto que me gusta más andar sin música, oyendo lo que ocurre alrededor.
  • Sí, soy un cotilla. Suelo estar pendiente, en mis paseos, de las cosas que hablan las personas con las que me cruzo.
  • Sevilla sigue siendo una ciudad de tradiciones, por más que muchos quieran eliminar cualquier cosa que pueda, remotamente, parecerlo.
  • Conversación oída entre un padre y su hija de no más de seis años, ella de pie en un banco, frente a él; sus narices pegadas:
    – Papá, así tan cerca das miedo.
    – ¿En serio?
    – Sí. Pero de lejos pareces buena gente.
    – Gracias.
    Y continuaron su paseo, cogidos de la mano, la madre delante con otro pequeño.
  • Me doy cuenta de que me atraen muchos libros simplemente por sus portadas. A veces me compraría muchos por ella, aunque luego ni los abriera.
  • DIOS.
  • Sí, lo anterior no dice nada, pero como lo moderno es tratar de borrarlo de cualquier sitio, simplemente me apetecía ser un poco rebelde.
  • Lo he leído en algún sitio: “estáis haciendo del feminismo algo cool, y lo cool pasa de moda”.
  • El sectarismo está matando la objetividad.
  • El fútbol es el deporte menos deportivo que existe. Lo dice mi padre y estoy totalmente de acuerdo con él.
  • También dice mi padre que España ya no existe. Empiezo a pensar que tiene razón.