LA HIPOCONDRIA

La web de Juanma Suárez
Header image

…y ésto se acaba

En realidad no sé si decir «por fin» o «por desgracia». Y este verano casi no puedo quejarme, la verdad; pero el hombre es un animal insatisfecho por naturaleza: siempre estamos quejándonos. Al menos, en lo que respecta a mi, se acabó el sentirse como un Pin y Pon en una convención de G.I.Joes cada vez que salía a la playa. Se ha puesto de moda el tener un cuerpo 10, como Bo Derek, pero sin su encanto. Está claro que los gimnasios hacen su agosto en enero para que en agosto algunos deseemos que llegue enero… En fin, es lo que tiene ser un poquitín envidioso…

¡¡¡Por fin!!!

Hoy creo que puedo decir que, por fin, doy por terminado el «diseño» de esta página (de su casi totalidad, al menos. Siempre hay pequeños retoques). Hoy la cuelgo en internet, fundamentalmente para verla yo, que soy casi su único visitante. Espero que algún día haya alguien igual de aburrido para visitarla de vez en cuando.

¿Ocurriario?

Alguien puede preguntarse el por qué de este nombre extraño: bueno, siempre me ha gustado creer que puedo inventar palabras (la facilidad con la que logro engañarme a mi mismo a veces me asusta), y esta es una de ellas. Sabía perfectamente que ésto no iba a ser un diario estrictamente, porque también estaba seguro de que no iba a escribir en él todos los días. Así que porqué no fundir la palabra diario con la idea de «cuando se me ocurra algo». Seguramente así nacieron sacacorchos, puntapié, tocadiscos, cuentagotas…

Jelouuuu…

Pues bien, esto no deja de ser un experimento. Tal vez acabe cansándome, como de casi todo, o tal vez me sirva para algo… (Espero que mi padre no se entere, porque su frase favorita es «aprovecha el tiempo», y él siempre ha pensado que esto de escribir es perderlo). El caso es que esto es lo que hay. Como le dije hace unos días a una amiga, «El Juanma que ves es el Juanma real», no hay más. ¿Poco? ¿Mucho? ¿Demasiado? ¿Casi nada? Eso que lo juzguen los que me conocen, vosotros que me soportáis con tanta paciencia (increíble la paciencia que puede llegar a tener la gente cuando te quiere…)