2008

Misión cumplida

Bien, pues ya, por fin, esta mañana he podido hacer los primeros kilómetros con mi bici. No recordaba yo que esto de dar pedales fuera tan cansado. De hecho, ahora mismo, noto cómo las agujeteas están empezando a hacer acto de presencia…, pero me da igual.

La verdad es que apenas he estado una hora sobre la bici (algo más, pero contemos que un par de paradas «técnicas» sí que he tenido que hacer, sobre todo porque las piernas me decían «¿qué haces, tanto ejercicio, así de repente? ¿Tú te crees que nosotras estamos ya pa ésto?»). Según el pulsómetro que llevaba, han sido una media de 136 pulsaciones por minuto, un total de 1 hora 3 minutos pedaleando, y 949 kilocalorías quemadas…, que creo que ya he recuperado. Sí, el ciclismo da sed… y hambre. Tendré que controlar éso. Pero bueno, ¡ya estoy en carretera!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *